...

.
.
En las noches del verano,
en las durces noches claras,
cuando tiemblan las estrellas
entre medio d'una luna'zul y branca,
y s'escuchan a lo lejos los cantares
de los grillos y las ranas,
algo asín com'un jilguero
qu'en la joya las Torbiscas canturrara,
algo asín como los trinos d'una mirla
que dijera sus quereles junt'l agua,
se barrunta dende arriba de las sierras,
entre medio de los brezos y las jaras.

**Luis Chamizo, poeta extremeño

.
.

26 de octubre de 2007

El sueño

- Si tú me besas,
todas las calles son iguales:
La farola encendida, el silencio, la ventana

- ¿No lo oyes? no hay silencio. Ni ventana
Y la farola encendida por la mañana se apaga.


-¿Y esos ojos tuyos,
que cuando quieres cerrarlos,
se abren para dejarme encantada?

-No son ojos, son estrellas que te llaman.

- y si todo fuera un sueño,
si es cierto que estoy soñando,
¿por qué enciendes esta llama?

- Porque hay alguien que quiere
que sueñes con mi mirada.


**(...), encontrando sueños en agosto 1998

13 comentarios:

IGNACIO dijo...

Se viven los sueños a veces tan fugazmente, que quisiéramos despertar, nos agradaría soñar más despacio nuevamente.

Si una llama se apaga otra se enciende.


Bs.

sibila dijo...

será una mirada el refugio de este mundo, ana?

Fanático dijo...

Que cabecera tan preciosa! buen texto tambien! :)
saludooos...

Fabiana dijo...

hermosa la luna que pusiste! muy lindas palabras, el sueño es magia que podemos disfrutar, a veces! saludos!!

caborca dijo...

Yo voy a seguir soñando con tu lectura...

Gabriel dijo...

Bello, Ana. Ya noto tu voz en este poema. Hoy quizás suenes mas desgarradora, pero igual de intensa.
Besos.

Julio Roberto Prado dijo...

si pudiera escoger lo que sueño, sería como no soñar.El azar me parece mejor director, en cuanto a los sueños se refiere. O el subconsciente. O una cena pesada. Qué más da. Nunca sueño cosas tranquilas, pero me gusta lo que sueño. Resuelvo conflictos. O los agrando. Me pregunto de qué estarán hechos los sueños? Los egipcios pensaban que al dormir morían. Y sólo los dioses podrían traerte de regreso. Pero si los dioses te llamaban por tu nombre, no regresabas. El nombre es poderoso. Pero nos nombra el nombre una eternidad?

josé luis cervera dijo...

Este poema dialogado rebosa elementos luminosos: desde la farola encendida, los ojos, las estrellas, la llama... todo en contraste con la presencia de la noche en modo sueño...

Alicia María Abatilli dijo...

Ojos estrellas, cerrados brillan. Eso de no distinguir el sueño de la realidad, muy bueno.
Un abrazo.
Alicia

renfield sonia dijo...

ay ay ay... veo que por un momento corriste el riesgo de tener una vida feliz y plena... maldice las luces de la razon que deslumbran el espacio de las romanticas tinieblas, donde viven esos suenos destinados a permanecer como las lucecitas del cielo, punto donde la eternidad, la mirada y la oscuridad se encuentran en la fugacidad del deseo.

Clarice Baricco dijo...

Lindo sueño. Un sueño que sigue vigente.

Abrazos

Ana R dijo...

A veces, sí, la realidad parece un sueño

Un abrazo

Misael dijo...

Hola sigo dando saltos por tu blog y la experiencia cada vez me pega mas fuerte... despiertas enérgicamente mi curiosidad profesional (por así decirlo), me pregunto como es el ser humano que eres y cual seria el derrotero de una charla mas interactiva contigo. También noto que tu producción literaria es bastante continua, eso me hace preguntar que es lo que te mueve a escribir, xq escribes?