...

.
.
En las noches del verano,
en las durces noches claras,
cuando tiemblan las estrellas
entre medio d'una luna'zul y branca,
y s'escuchan a lo lejos los cantares
de los grillos y las ranas,
algo asín com'un jilguero
qu'en la joya las Torbiscas canturrara,
algo asín como los trinos d'una mirla
que dijera sus quereles junt'l agua,
se barrunta dende arriba de las sierras,
entre medio de los brezos y las jaras.

**Luis Chamizo, poeta extremeño

.
.

4 de diciembre de 2007

De cuando

De cuando era ingenua ya ni me acuerdo
me acostumbré a taparme los oídos
-qué niña-
ayer enterré lo que me quedaba de infancia,
poca cosa,
no sentí nada,
de todos modos qué putas son siempre las despedidas.

**(...), en lo oscuro
Lo importante
-repito-
es el recuerdo
que este arreglo trivial
me trae de lo que era vida,
y cómo los decorados,
y la escena,
mudan por la memoria
hacia horas que yacen
agazapadas en el alma.
**Jose María Alvarez, a media voz

18 comentarios:

Javier Luján dijo...

Esta maldita falta de inocencia nos imposibilita ser felices, sentir sin recelo.
Un beso, adulta.

A do outro lado da xanela dijo...

Hola!

Saltando de un sitio a otro no he podido evitar, al llegar hasta aquí, detenerme y echar un vistazo.

Me gusta mucho tu blog.

Pasaré por aquí siempre que pueda.

Saludos!!!

Juan Cosaco dijo...

Y yo que vivo obsesionado con la idea de dejar de ser un niño y convertirme en hombre!?

MeKa dijo...

y yo también me alegré de encontrar tus palabras... ay sabines.... me quedaré un rato leyendo.... con tu permiso...

Bolki dijo...

como duele la ausencia de dolor

psychoprincessmonik dijo...

Me identifico...en ocasiones la vida nos arranca de las manos ese último juguetito...de la infancia, tal vez el único vestigio que nos recordaba que alguna vez tambien fuimos niños...niños felices...!

Julio Roberto Prado dijo...

y que largas las madrugadas en las camas vacías.
besos.

tomás dijo...

sobre despedidas, las hay de las que dañan. allí nos vamos perdiendo. pero si, son esencialmente putas.

renfield sonia dijo...

Como vas a sentir algo si tenias los oidos tapados!! Ay Anita... como comparto tu ultima frase... y me atreveria a intuir que ademas, tu tambien te dedicas al goce de sufrir despedidas anticipadas

lanobil dijo...

Putas y apaleadas. Un saludo

Gabriel dijo...

Putísimas Ana, nada peor.
Te dejo un beso.

Ana (...) dijo...

Renfield, bueno, los oídos tapados ¿pero y el resto de los sentidos, qué?... y sí, tu intuición no falla, hablé de eso en otras entradas del blog.

josé luis cervera dijo...

Particularmente pienso que la perdida de la ingenuidad es un mal mayor que irremisiblemente nos lleva a un digamos continuo estado de alerta, a ser algo o alguna cosa que difícilmente se deja sorprender o mirar a alguien con la boca abierta.
Gracias.

Angel dijo...

Sí que son putas, casi siempre son algo jodidas, por lo que tiene de pérdida.

Hay despedidas solemnes, imprevistas, tristes, anunciadas, previsibles, macabras, incluso necesarias a veces,

hay una frase de Shakespeare que dice: "Que dulce tristeza es la despedida"...

y resumiendo...tan putas, nos pasamos la vida despidiéndonos de gente y también de todas las cosas.

Nunca te despidas del todo de esa niña que te hizo, protégela siempre Ana.

Si no estaremos perdidos.

Un abrazo enorme,
...a la niña.

Misael dijo...

Segura que dejaste de ser ingenua? A todo esto tomas ingenuo como sinónimo de inocente? me gustaria imaginarme esa escena.

Ana (...) dijo...

misael: sí, creo que hablaba de inocencia, y creeme que es mejor no vivir esa escena...

Misael dijo...

se q sto es para comentarios no para debates..pero tngo q preguntart xq no me permites imaginarme la escena??...cual fue el desencadenante de esa perdida?

Ana (...) dijo...

misael, de la 1 escena que se representa no quiero hablar: duele. La 2 escena-pérdida, ya dije que es poca cosa: mi memoria escrita hecha pedazos.