...

.
.
En las noches del verano,
en las durces noches claras,
cuando tiemblan las estrellas
entre medio d'una luna'zul y branca,
y s'escuchan a lo lejos los cantares
de los grillos y las ranas,
algo asín com'un jilguero
qu'en la joya las Torbiscas canturrara,
algo asín como los trinos d'una mirla
que dijera sus quereles junt'l agua,
se barrunta dende arriba de las sierras,
entre medio de los brezos y las jaras.

**Luis Chamizo, poeta extremeño

.
.

30 de agosto de 2007

Tu mirar

Tienes y llevas en el mirar
aquello que yo
-sin saberlo-
hube de necesitar siempre

A ver ahora
cómo
cuándo y
de qué manera
me desquito de esto
que no sé lo que es
pero que me lo impregnaste
sin conocerme siquiera

No hay derecho a que las pupilas sean únicas.


**(...), columpiándose en sus ojos

Un ángel no tiene ojos
un ángel no tiene sangre
él no vive en la vida
él no vive en la muerte
él está vivo en la belleza.


**Antonio Gamoneda, a media voz

2 comentarios:

Angel dijo...

Me agrado pasear por tu sitio, no esta nada mal, me gustó.

Seguiremos buscando el sentido.

Salu2.

javier dijo...

Pero, de algún modo, esas pupilas también ahora son parte de tu mirada.

Porque se puede mirar desde otros ojos y ver, ambas personas, el mismo horizonte.

Un saludo.