...

.
.
En las noches del verano,
en las durces noches claras,
cuando tiemblan las estrellas
entre medio d'una luna'zul y branca,
y s'escuchan a lo lejos los cantares
de los grillos y las ranas,
algo asín com'un jilguero
qu'en la joya las Torbiscas canturrara,
algo asín como los trinos d'una mirla
que dijera sus quereles junt'l agua,
se barrunta dende arriba de las sierras,
entre medio de los brezos y las jaras.

**Luis Chamizo, poeta extremeño

.
.

12 de septiembre de 2007

La fe

Que me quieres de verdad
eso es lo que tiene que decirme la virgen
pero
¿y si supiera que te quiero yo quince veces más que a ella?

Si no dijese esto mentiría
y es pecado mentir, eso me enseñaron

Ojala me enseñaran a llamarte y tan solo con alzar la voz, vinieras
Cómo son las cosas que tiene que ser la virgen la que me diga que me quieres
como si en su cielo tuvieran guardado un trocito para nosotros
.
Una sola palabra tuya
bastará para descomponerme
¿dónde queda la fe?

3 comentarios:

IGNACIO dijo...

La fe queda en el preciso lugar que tentamos al diablo.

Malditas monjas lo que llegaron a hacer juerrrrr.
¿Encontraste el sentido?

Cavilando.

El Abuelo Cascarrabias dijo...

he borrao un comentario sin querer...

no me lo tengas en cuenta :-)

Gabriel dijo...

La fe es tu certeza de ser.
No se...digo.