...

.
.
En las noches del verano,
en las durces noches claras,
cuando tiemblan las estrellas
entre medio d'una luna'zul y branca,
y s'escuchan a lo lejos los cantares
de los grillos y las ranas,
algo asín com'un jilguero
qu'en la joya las Torbiscas canturrara,
algo asín como los trinos d'una mirla
que dijera sus quereles junt'l agua,
se barrunta dende arriba de las sierras,
entre medio de los brezos y las jaras.

**Luis Chamizo, poeta extremeño

.
.

8 de abril de 2008

Lluvia
















Ha estado lloviendo hoy
sobre nuestros nombres,

aquellos
que se grabaron a fuego
en nuestra presentación

Lo que tú encendiste con los ojos
se está mojando.

14 comentarios:

IGNACIO dijo...

Me agradan enormemente estos cortos que son como pequeños latigazos para el alma.

Salud.

Misael dijo...

húmeda despedida...

satira dijo...

weow el ultimo verso si que me gusto me lo quedo unos dias mas hasta que se me salga de la cabeza..

saty : 9

Ana R dijo...

Corre el riesgo de apagarse...

Un abrazo

josé luis cervera dijo...

¿Por qué entender que la lluvia ha de apagar el fuego? ¿Por qué no el agua de la lluvia puede limpiarnos los ojos, hacerlos más claros a las cosas que nos rodean?

Saludos

Bolki dijo...

Bueno, siempre que llueve, escampa.
Me gusta la palabra escampar, que no tiene nada que ver con la lluvia y habla de campo abierto, de aire fresco, de rocío..

Rocío dijo...

¡Qué diferencia!
Me gustas más en azul. Parecerá una tontería, pero así me llueven más tus palabras.
Besos.

Anónimo dijo...

Hola Ana, yo también estoy empapada aquí en Buenos Aires, Argentina. Quiero más a esta ciudad cuando el asfalto la refleja.
Es curioso, justo ayer caía el sol a rabiar y y yo soñé que llovía, que me inundaba: lo necesitaba a gritos.
Y aquí estoy respondiéndote, al lado de mi patio lleno de gotas y de un grillo que no quiere dejar de cantar.
Estuve semanas sin computadora, y me encuentro con que has pintado tu casa y que ha desaparecido el Blog "...Ni sin ti", que me gustaba mucho. Si podés-querés, me contás por qué lo quitaste?
Un fuerte abrazo,
Yamana
Y que la lluvia nos bendiga

sibila dijo...

manera bella de decirlo, ana. tan pero tan bella... queda conmigo.

javier dijo...

Después de la lluvia el sol puede que seque las palabras que nacieron del fuego; después de la lluvia será el momento de buscar de nuevo sus ojos…luego…luego…buscaremos nuevas calles.

Un abrazo.

Pescador dijo...

...es una lluvia corta como tu poéma, intenso también.
Un abrazo con paraguas.

Ana (...) dijo...

YAMANA* Ni sin ti(...) desapareció porque no sabía bien cómo encajarlo, no quedaba conforme con nada y finalmente me traje aquí algún texto y el resto me lo cargué. Pinté este por el gusto mismo de pintarlo y porque necesito acoplármelo, :-)
¿ya no se puede acceder a tu casa?

Anónimo dijo...

Ana, las puertas de mi casa, siempre abiertas para ti y gente así de bella.
No tengo Blog por ahora, temo 'esclavizarme'. Pero sí ando con mis cuadernos por los bares (auqnue me encantaría escribir cerca de las chimeneas de Extremadura...)
Mis abuelos eran de una aldea de 20 casas en Villar Don Diego, plena meseta de Castilla cerquita de Zamora y el Duero, más aun de Toro.
Y tus fotos de las mujeres yendo a la fuente -y en general de toda Extremadura : me hiciste investigarrrr!!!- es lo que mi abuela me contaba, entre otras cosas
Vinieron demasiado jóvenes: él a los 14 y ella -ya comprometida- a los 19: 8 hijos y decenas de descendientes
Deliro con ir allí, soy la menor de sus nietas.
Cuando quieras te paso mi email
Y gracias por Ni Contigo y Por esas Calles, me mecen en aquellas llanuras y en mis propios tumultos todas las noches
Yamana

Ana (...) dijo...

YAMANA* Gracias a ti por quedarte tan cerquita, susurrando. Seguimos tratando, te mando un abrazo.