...

.
.
En las noches del verano,
en las durces noches claras,
cuando tiemblan las estrellas
entre medio d'una luna'zul y branca,
y s'escuchan a lo lejos los cantares
de los grillos y las ranas,
algo asín com'un jilguero
qu'en la joya las Torbiscas canturrara,
algo asín como los trinos d'una mirla
que dijera sus quereles junt'l agua,
se barrunta dende arriba de las sierras,
entre medio de los brezos y las jaras.

**Luis Chamizo, poeta extremeño

.
.

3 de enero de 2008

No hay tinta en este enero

No hay tinta en este enero
para hablarte de querencias,
de quereres,
se secó la pluma,
el manantial de mis errores,
mis urgencias.

Me encuentro en seco,
petrificada de nuevo,
deslumbrada en tu silencio:
esperándote.

Quizá en carnaval sea ya tiempo
de disfrazarme de nuevo:
me teñiré de verde.

**(...), requetebuscando
Después de este silencio
qué nos queda.
Me conmueve mi propia soledad,
mientras leo.
¿Así que
esta era la historia de mi vida?
Me recuesto y te miro
envejecer sin mí.
**Inmaculada Mengíbar, en la misma red

15 comentarios:

vichomartin dijo...

Gracias por la visita a mi sitio. Tus textos enoblecen el alma. Saludos.

Vicente

one of the gargoyles dijo...

Me encantaron tus letras, quizá pueda contribuir con algo de tinta para que esa pluma no deje de escribir.

Marcos dijo...

la tinta de los poetas
viene a ser como las olas del mar,
va y viene
va y viene
pero nunca del todo
se va.

con más tiempo leeré tu blog tranquilamente, creo que lo merece.

renfield sonia dijo...

Hablas de agotamiento y de sequedad... pero hablas al fin y al cabo... tus lamentos no me convencen y creo que a ti tampoco...

sibila dijo...

somos dos, entonces, las conmovidas por la propia soledad, por la irrupción de los silencios, por la espera. cómo se sale del manantial de errores, mi querida ana? puede usted decírmelo?

quantum dijo...

El silencio puede agotar la tinta y hasta la paciencia. Pero a ti no ha de agotarte, pues seguirás escribiendo intensidades. Y buscando el sentido.

Un abrazo, Ana.

Julio Roberto Prado dijo...

enero es un lunes que se repite treinta y un días, dijo un amigo. Y nos bebimos unas cervezas. era lunes. Y yo también veía a alguien envejecer sin mí. y era terrible. y bebí otra cerveza.

Juan Cosaco dijo...

Cuando se acaba la tinta, hay que escribir con la propia sangre ( y esperar que el texto no sea azul, claro )
También se puede viajar a playas lejanas y escribir en la arena.
O incluso, a veces, en último recurso, se puede pulsar teclas.
Salud!

Bolki dijo...

Traigo tinta, plumas y pinceles
Traigo encogido el corazón
por tu amenaza
si enmudeces me mudo
me vuelvo taja
no quiero envejecer
sin tu lucero
si no tienes tinta
usa el lapicero

Rocío dijo...

Uffff, ¡qué bueno es éste! Ya sabes, la cuesta de enero...
Un placer subirla en tu azul.
Beso.

Javier Herque dijo...

“No hay tinta…” como si necesitaras tinta para escribir esperas, para escribir edades…no necesitas tinta para escribir cuando buscas respuesta porque tu eres la tinta de tus escritos , la tinta de tus sentimientos.

Un beso.

EL DESPOTRICADOR dijo...

El silencio desde la perspectiva de quien lo sufre... es el dilema que plantea, el campo virgen para la especulación sobre su significado.
Afortunadamente el carnaval está a la vuelta de la esquina.
Es un placer leerte, hasta la próxima.

Gabriel dijo...

Si hay tinta Ana, o como quieras que se llame lo que constituyen tus letras, siempre tan incisivas.
Abrazos

Ana (...) dijo...

renfield, te equivocas, a mi No me desahogan, que es distinto.

sibila, mmm creo que de tantos (errores) veo imposible cometer más.

bolki, tontita me dejas, a mi no me digas esas cosas.

Angel dijo...

Precioso Ana, me encanta,
estaba leyendo y sin querer al acabar...inconscientemente, le añadí otro verso:

"...Me recuesto y te miro
envejecer sin mí..."

"...y así muero, en este enero "

Ya ves, inspirador el poema.

Un abrazo.