...

.
.
En las noches del verano,
en las durces noches claras,
cuando tiemblan las estrellas
entre medio d'una luna'zul y branca,
y s'escuchan a lo lejos los cantares
de los grillos y las ranas,
algo asín com'un jilguero
qu'en la joya las Torbiscas canturrara,
algo asín como los trinos d'una mirla
que dijera sus quereles junt'l agua,
se barrunta dende arriba de las sierras,
entre medio de los brezos y las jaras.

**Luis Chamizo, poeta extremeño

.
.

24 de agosto de 2008

PLENILUNIO

Yo, Ana,
Y tú, qué mal, amor, que te llamas Silencio.
Debieron llamarte Arte.
Hoy supe que Arte es todo aquello digno de mirar (que no de ver).
Y Arte tiene la erre, amor, como escribir.
A mi siempre me ha gustado escribir, mucho, amor, mucho, escribo mucho.
A ti siempre te ha gustado mirar.
Y Silencio no tiene erre ni tiene arte ni me vas a escribir tú nada, amor, en la puta vida.
Mirarme, sí, todo lo que tú quieras.
Aquí quedo pues, amor, esclava de mis palabras, rompiéndote.
Y tú, ¿qué me verás, amor (de ver) al mirarme así?
Yo ya te he dicho que te quiero, Silencio, amor,
Y tú, ¿vas a pronunciarte?



Camarón de la Isla, por tanguillos y rumbas

16 comentarios:

Rocío dijo...

Ha valido la pena esperar para leerte. ¡Qué maravilla! ¡Qué sonoridad llevada al límite en cada uno de los versos! ¡Qué contraste con ese Silencio!

Me ha encantado, es muy muy bueno.

Un beso

Rocío dijo...

Aquí estoy otra vez para disfrutarte. Me da igual ser pesada, pero es que me encanta este poema.

Ana (...) dijo...

A mi también me gustó encontrarme más tranquila, tal y como me veo. Creo que esto que salió aquí cierra todo un ciclo.

satira dijo...

esto me recordo a algo en prosa , no se porque me perturbo todo esto me dejaste fria ...

saty

Señor De la Vega dijo...

¡Mire!, como siempre sus versos, me arropan con su brujería... y giro como trompo y rompen mi recato y me arranco sin fortuna de tenerte.
Señora, ¡que yo soy Zorro! y siervo de sus letras, de su mirada y siempre de erres rebosante para arrullArte.
Suyo Z+-----

Gabriel dijo...

Tanto tiempo sin visitarte, y me encuentro con la misma Ana, tan intensa, letras que son puñaladas al silencio.
Un abrazo, amiga mía.

Gabriel

vichomartin dijo...

Gracias por tus vuelos por mi sitio en noches de luna. Saludos y abrazos.

Javier Herque dijo...

Tus palabras redefinen la palabra arte:

¿solo mirar?...leer-te es entender mas de todo aquello que solapa los silencios.

Un beso.

El Dueño de los Cajones dijo...

Intensa y en silencio, quizás se sienta más.

Como se te siente más con solo leerte.
En silencio.


Saludos!

revillo dijo...

Precioso, me ha encantado.

Gracias,

Marta

Gabriel dijo...

Se te extraña, extremeña.
Un beso de tu amigo,

Gabriel

Liberto Brau dijo...

Qué intensa poesía, todas las que te leí esta mañana de domingo. Te encontré por feliz azar… A veces el Destino me regala joyas como la tuya… Excelente escritura, y no menos sugestivos los temas… Fue una agradable sorpresa encontrarte… Ojalá tengas curiosidad por el mío que recién comencé hace una semana a publicar una novela por capítulos, “Amanece púrpura”; una novela en proceso, de la que ya he editado el primer capítulo y una parte del segundo. Iré escribiendo los siguientes siempre que haya lectores “suficientes” y “paguen” por su lectura con el impuesto revolucionario de sus comentarios… Bueno, hasta otra, en tu casa o la mía… Un saludo cómplice. Volveré. Lo dicho, una delicia.

josé luis cervera dijo...

Este poema nominativo a nombre de Ana y el Silencio, manifiesta solamente un eje comunicativo verbal, el de Ana al Silencio. Por su parte la comunicación visual si es efectiva, pero no necesariamente verbal.
Saludos

Angel dijo...

Espero que vuelvas pronto,
tus poemas despiertan al más dormido.

Un abrazo.

Francesc Parra Rodríguez dijo...

Creo que te están visitando y que no sabes exáctamente quien, dejate ir, lo descubrirás cuando ni siquiera lo intentes.

un saludo,

Ana (...) dijo...

No sé qué dices o de qué visita me hablas