...

.
.
En las noches del verano,
en las durces noches claras,
cuando tiemblan las estrellas
entre medio d'una luna'zul y branca,
y s'escuchan a lo lejos los cantares
de los grillos y las ranas,
algo asín com'un jilguero
qu'en la joya las Torbiscas canturrara,
algo asín como los trinos d'una mirla
que dijera sus quereles junt'l agua,
se barrunta dende arriba de las sierras,
entre medio de los brezos y las jaras.

**Luis Chamizo, poeta extremeño

.
.

11 de julio de 2008

el patio

Quiero un patio todo lleno de flores

violetas,
azucenas
lirios

regándose a suspiros los colores

reflejos en el agua,
geranios,
un estanque

¡qué bonito mi patio todo lleno de flores!

claveles,
rosas
jazmín

¡qué bonito mi patio coloreado!





[el blanco y negro al ebocarte
me recuerda la caída de las hojas,
todo un otoño de ausencias
y es que cuando quieres, dueles.]

13 comentarios:

©Claudia Isabel dijo...

cuando queremos, todo duele...parece que asi funciona, porque quedamos en carne viva.
Un abrazo

caramelo dijo...

que las flores de tu patio suavicen ese dolor, alegren tu corazón e iluminen el otoño.

Un beso,

javier dijo...

Si el color del color es balsámico entonces tu patio se merece tener arco iris envolviendo las flores.

Que los colores impidan la caída de las hojas.

Un beso azul, amarillo, verde, rojo……..

josé luis cervera dijo...

De hecho las flores son vida y también ausencia, a veces las utilizamos para evocar y para sentirnos más adentros en el dolor.

Saludos

El observador dijo...

Ouch!
Que buena analogía...

satira dijo...

cuando quiere duele bastante!!!


saty

Ana R dijo...

Las flores son tan significativas, tan simbólicas...como a ausencia.¡¡Cielos!!que desgarro entre paréntesis...

Un abrazo

Jorge Arce dijo...

Me gusta volver a tus palabras, siempre es un placer. !Un abrazo!

Gabriel dijo...

Ana, tanto tiempo sin visitarte.
Me gusta ese patio coloreado, a pesar de ese otoño en blanco y negro.
Un cariñoso abrazo, extremeña.

Gabriel

Misael dijo...

me gusta tu "vista".

sibila dijo...

entonces, no le dejes, ana.

Señor De la Vega dijo...

Lléveme a ese patio coloreado y bajaré de su balcón raudo, de un salto.
Inúndeme de sus reflejos y deje que el cante me apabulle a su vera.
Y a la vera de la fuente que lava los ojos, me restregaré la sed con sus besos, y dejaré que las gotas de un agua impudorosa recorran su pecho buscando el fuego de su esencia de hembra, para sublimar el líquido en nubes de tormenta apasionada.
Donde mi siesta empiece, que se apague la tarde de agosto entre sus brazos, a la sombra y con el fragor de sus flores de verano.
Al fresco la espero,
Suyo, Z+-----

Misael dijo...

Mmm blanco y negro, gris!...recuerdas ese tema?
Azucenas, geranios, claveles, hojas cayendo tantos colores con una idea tan gris, que buena combinacion