...

.
.
En las noches del verano,
en las durces noches claras,
cuando tiemblan las estrellas
entre medio d'una luna'zul y branca,
y s'escuchan a lo lejos los cantares
de los grillos y las ranas,
algo asín com'un jilguero
qu'en la joya las Torbiscas canturrara,
algo asín como los trinos d'una mirla
que dijera sus quereles junt'l agua,
se barrunta dende arriba de las sierras,
entre medio de los brezos y las jaras.

**Luis Chamizo, poeta extremeño

.
.

13 de junio de 2008

qué

¿A ti qué te pasa
que si no te mato yo
-a besos-
te va a matar el orgullo?

Qué malas son, a veces, las conclusiones.

13 comentarios:

CaroliNa dijo...

si Ana, qué razón tienes, a veces el orgullo mata todo lo que alcanza, lástima...
un placer leerte.
Me gusta tu blog. Mucho.
Un abrazo.

elshowdefusa dijo...

Me ha gustado mucho...

gatoluna dijo...

Pues carga tus labios y a por ello.Me gustan tus brevedades.

Saludos!

Caperucito Lorca dijo...

Uff, pueden decir tanto cinco versos...

Yo creo que, entre las dos opciones, dejarse matar por el orgullo no es tan placentero.

Saludos.

elshowdefusa dijo...

Ahora la imagen de las lavanderías ha cambiado para ti, ¿verdad? Si no la has visto, te recomiendo "Mi vida sin mí", de la misma directora.

josé luis cervera dijo...

Agradable manera "violenta" de dar un paso adelante.

Saludos.

The Traveler dijo...

Je...
Mejor morir a besos.

The Traveler dijo...

Hay que seguir, pero: ¿qué es lo que nos hace seguir?

Gabriel dijo...

A veces? Casi siempre, Ana.
Un abrazo, amiga mía.

Gabriel

Anónimo dijo...

pues 'algo' muy nublado
le pasa

Saludo y Abrazo,
Yamana

Ana R dijo...

¡¡Cielos!! que contundente.
Eres auténtica.

Un abrazo

satira dijo...

cuantas veces he querido decir eso ... me gustan mis concluisones solo falta hacerlas realidad .

saty . 9

Paul dijo...

jajaja me encanto, pequeño pero directo; cuantas veces el orgullo no estuvo a punto de matarme; pero leyendo aqui prefiero morir a besos. :D